Translate

sábado, 14 de julio de 2018

EL RETO ATLÁNTIDA FILM FEST 2018 (6)



Antes del post: 30 películas comentadas - 53 películas sin comentar

En el post de hoy, viajaremos por Portugal, Bélgica, Suecia, Rumanía y acabaremos en Israel. Hablaremos de las consecuencias de la crisis económica en la estructura familiar, de niños que empiezan a recorrer su periplo vital al mismo tiempo que se tienen que plantear su identidad, de jóvenes que ofrecen una imagen de su entorno distinta a la que oficialmente se quiere dar, de la represión sufrida por los judíos en Rumanía durante la II Guerra Mundial y de las implicaciones de vivir en una situación de violencia permanente.


- Sección GENERACIÓN:

Colo de Teresa Villaverde


Lo que en American Beauty de Sam Mendes era sátira, hipérbole y hasta delirio se torna retrato casi fotográfico en esta producción portuguesa que habla de la soledad y la disgregación familiar en el contexto socioeconómico surgido de la crisis de 2007. Es necesario incluir el “casi” porque, aparte de un aire cercano al de los hermanos Dardenne, existen unas gotas de Buñuel y de su recreación en situaciones absurdas en el desarrollo de esta historia que habla de la ausencia de futuro y la falta de referentes. Con la narración avanzando al ritmo de una majestuosa melancolía, todo camina hacia el mismo punto al que nos llevaba Mientras agonizo de Faulkner, sólo que lo que sus personajes llevan a enterrar es un pasado destrozado, con sus esperanzas y expectativas ya perdidas para siempre.

Una oportunidad para ellos de Pascal Colson



Este documental belga reconstruye lo que sucede a lo largo de un curso escolar de una clase que está en el último año de Primaria en un colegio de la zona valona del país. Antigua zona carbonífera (ahora en decadencia por el cierre de las minas), su viejo esplendor atrajo un fuerte flujo de inmigración proveniente fundamentalmente de Turquía por lo que vemos cómo, en la clase, casi todos los alumnos tienen sus orígenes familiares en dicho país. Hay varios factores de interés en el documental, como el que se refiere a la exploración de la interacción de dos culturas diferentes, a cómo hay elementos que cambian pero, también, elementos que permanecen inalterables; a cómo los inmigrantes de origen turco continúan sintiendo que sus raíces están en el país de origen; a cómo el sistema educativo y los padres colaboran para que los niños alcancen el mayor grado de excelencia posible; a cómo se muestran los efectos del cambio económico producido en la zona y sus implicaciones... Sin embargo, nada de eso se sostendría si no fuera por la mirada fresca y franca, por un lado, a los niños, grandes protagonistas, lógicamente, del film, que representan todo un abanico de caracteres y actitudes ante la vida, y, por otro, a la profesora que, aunque tiende a abrirse menos ante la cámara, sí que proyecta su entusiasmo y su amor por su trabajo. En definitiva, una película muy agradable de ver y, posiblemente, necesitada de una segunda visión para percibir todas las sutilezas y todos los mensajes entre líneas que derivan del delicado trabajo de realización que se ha aplicado.

- Sección IDENTIDAD:

Amateurs de Gabriela Pichler



El comienzo de este film sueco remite a determinados títulos que van desde Un mes de abstinencia (1971) de Norman Lear, protagonizada por Dick van Dyke, pasando por Un tipo genial (Local Hero) (1983), pero empezando en nuestro Bienvenido Mister Marshall (1953) de Luis García Berlanga. Porque a todos estos títulos nos remite la esperanza de un pueblo sueco en lograr captar la instalación de un supermercado low cost de una cadena alemana. Pero esta premisa inicial es objeto de un giro muy inteligente que llega cuando el Ayuntamiento decide hacer una película para vender las bondades del lugar ante los directivos de la empresa y optan, en primer lugar, por basarse en vídeos realizados por alumnos del Instituto. El choque entre lo que ven y la imagen que se quiere transmitir se convierte en el nervio central de la película que, a partir de su tono de comedia, logra ir ramificándose en reflexiones y observaciones precisas y agudas y desembocando en desenlace agridulce y, a la vez, emotivo, que, en vez de culminar en una moraleja cerrada, invita a que el espectador saque sus propias conclusiones. Amateurs es una buena forma de empezar a conocer la comedia sueca, tan poco habitual en las salas comerciales de nuestro país.


Sami Blood de Amanda Kernell



Sin duda, esta película sueca es uno de los grandes títulos del certamen. Su primera virtud es dirigir su mirada a un tema poco conocido y poco tratado en el cine que ha llegado a nuestro país: la represión cultural y discriminación sufridas por los ciudadanos lapones, que vieron cómo su cultura era arrinconada y cómo los niños recibían su formación (limitada, además, a un conjunto determinado de materias y sin poder progresar a niveles superiores a la primaria) en idioma sueco y arrinconando al lapón como idioma de segunda categoría. La cuestión expuesta se desarrolla a través de la vida de la protagonista, a quien conocemos ya anciana, y que recuerda su pasado a través de un largo flash-back que constituye la columna vertebral de la película. Sami Blood acaba siendo la historia de quien se ve obligada a renunciar a sus raíces para poder avanzar socialmente y la denuncia implícita sobre la actitud de la sociedad sueca frente a los lapones y su cultura. Narrada con un ritmo preciso y delicado y a través de un depurado clasicismo visual, estamos ante una magnifica película, sólida y perfectamente articulada, que consigue causar impacto en diferentes niveles y que será uno de los títulos del Festival que, sin duda, recordaremos en los próximos años.

- Sección MEMORIA HISTÓRICA:

La Nación Muerta de Radu Jude


Este documental rumano se basa en una técnica muy sencilla pero que se demuestra sorprendentemente eficaz a la hora de desarrollar la historia de la represión de los judíos en Rumanía desde los años inmediatamente anteriores a la II Guerra Mundial hasta la llegada de los comunistas al poder. Por un lado, las imágenes son una sucesión de las fotografías tomadas por el fotógrafo Costica Acsinte, que, en los años 30, abrió el estudio Foto Splendid, en el sureste de Rumanía. Por otro lado, las palabras son las del diario que escribió durante esos años el médico y escritor rumano Emil Dorian, en ocasiones interrumpidas por discursos de carácter oficial e himnos patrióticos. En primer lugar, es muy interesante cómo se muestra que lo que, en un diario privado, se expresa con total libertad y sin ningún tipo de eufemismo, en las imágenes hay que entreverlo entre líneas; pero, al mismo tiempo, también cómo las imágenes chocan con frecuencia con la que pretende ser verdad oficial y única. Se establece así un discurso articulado en varias líneas de acción y reacción y que sirven para matizar y delimitar, en última instancia, el concepto de "memoria histórica". En segundo lugar, es muy interesante descubrir que, frente a ciertas afirmaciones que se hacen sobre los sucesos de la época, las matanzas y la violencia practicadas contra los judíos eran conocidas incluso hasta con cifras aproximadas de la envergadura del genocidio. En definitiva, un documental muy recomendable y yo diría que hasta de visión obligada.

- Sección POLÍTICA Y CONTROVERSIA:

Low Tide de Daniel Mann Gal


Esta película franco-israelita narra la historia de un personaje que se ha vuelto apátrida en su propio país, de alguien que constata con amargura que no tiene nada después de haber cumplido con los deberes que supuestamente debía cumplir, de alguien que descubre, de repente, que su mundo se ha construido sobre una gran traición. Es difícil seguir y comprender con precisión todo lo que le sucede y le ha sucedido al protagonista de Low Tide, un personaje que ha abandonado su trabajo de profesor de Historia y que ha desertado de su puesto en el ejército israelí tras la muerte de su padre. Sólo conforme la película avanza, iremos entendiendo las motivaciones del personaje pero sin que deje de estar presente en todo momento ese inmenso vacío que se produce cuando las creencias que suponías arraigadas se han evaporado y no hay nada con las que sustituirlas. De su pasado, al protagonista sólo le queda un fusil, que, más que recuerdo o reliquia, se acaba convirtiendo para el personaje en símbolo de su autoflagelación y de su provocación pasiva contra el entorno y para el espectador en pista de que estamos viendo qué ocurre cuando la violencia acaba ocupando el escenario central de una sociedad.


Después del post: 36 películas comentadas - 47 películas sin comentar 















No hay comentarios:

Publicar un comentario