Translate

domingo, 22 de julio de 2018

EL RETO ATLÁNTIDA FILM FEST 2018 (10)



Antes del post: 54 películas comentadas - 29 películas sin comentar

- Ciclo KIKOL GRAU:

Gracias al ciclo que el Atlántida Film Fest dedica al cineasta Kikol Grau, hemos tenido la oportunidad de descubrir a un director icoclasta, cáustico, crítico, dinamitero y de evidente estilo punk. Sus obras son collages explosivos y frenéticos que nos sorprenden y que nos hacen ver conexiones inesperadas entre elementos de la realidad que podían parecer ajenos unos de otros. Centrado hasta ahora, por lo que se nos ha mostrado en el ciclo, en el cine documental, e intuyendo influencias en este campo como las.de Pere Portabella, Jacinto Esteva, Joaquim Jordá, Basilio Martín Patino o María Cañas, Kikol Grau se convierte en un valor a seguir con el fin de confirmar las virtudes que hemos apreciado en los documentales que aquí reseñamos.

Objetivo Gadafi


Este documental de 2014 parecer ser la realización más antigua de Grau y es un relato detallado y preciso del levantamiento contra Gadafi y de la posterior caída del dictador. Sin ser el más provocativo estéticamente de sus documentales, sí se permite algunas licencias en el montaje para añadir lecturas entre líneas en lo narrado y para incorporar una carga crítica en la descripción de la evolución de los acontecimientos. Una selección acertada de las imágenes, un guion de gran claridad estructural y un montaje muy hábil convierten a este título en un referente de valor para quien quiera acercarse a este hecho histórico y a su contextualización.

Las más macabras de las vidas



Inadaptados



No somos nada


Los demenciales chicos acelerados


Los cuatro títulos anteriores pueden ser vistos como una especie de cuarteto en el que se nos narra la evolución del movimiento punk en España y de sus principales escenas. En Las más macabras de las vidas, la banda protagonista del documental es Eskorbuto; en Inadaptados, Cicatriz; y, en No somos nada, La Polla Records. Finalmente, en Los demenciales chicos acelerados, se nos relata la evolución de la escena punk en Barcelona durante los últimos cuarenta años. Recogiendo un amplísimo material sobre el tema, estas películas serán de gran interés para quienes quieran revisar las historias de unas bandas que han solido moverse en circuitos minoritarios y se sorprenderán al comprobar (al menos es la conclusión que yo he extraído) que lo que primó en los años de eclosión del punk fue, básicamente, la actitud por encima de la ideología (al calor del eslogan del movimiento: "no future") y que sólo ha sido en los últimos años cuando la ideología sí ha llegado a tener un peso específico y más definitorio. 

Magnicidios Poe


Origainalísimo ejercicio narrativo en el que se nos cuenta los cinco asesinatos de Presidentes de Gobierno que ha habido en España en el último siglo y medio (Prim, Cánovas, Canalejas, Dato y Carrero Blanco) y se relacionan cada uno de ellos con diferentes relatos de Edgar Allan Poe, mostrados por composiciones de distintos dibujantes de cómics. El resultado del experimento es audaz e inclasificable al sumarse a su planteamiento original recurrentes jugos visuales y textuales que inyectan a la película una fuerte carga irónica. Permite dar a conocer una hechos históricos a quienes ignoraban los detalles de los mismos pero también es recomendable para quienes quieran ver la Historia desde un punto de vista alternativo y desconcertante.

La transacción


Este documental no sorprenderá tanto por su discurso de fondo, que coincide con la visión crítica sobre la Transición que es propia de algunos sectores de la izquierda, sino la forma de presentarlo, ya que el mismo se articula a través de imágenes de películas de la época, muchas de ellas prohibidas, censuradas o sólo proyectadas en circuitos alternativos fuera de las salas comerciales. Esas imágenes “malditas” funcionan como prueba de cargo de lo que la película quiere demostrar, esto es, que la Transición fue un proceso teledirigido para mantener mucho de los rasgos del régimen anterior y que, para ello, fueron silenciados los discursos que proponían una ruptura cara y tajante. A pesar de su búsqueda de un lenguaje de “choque”, su esfuerzo por ser didáctico convierte a La transacción en un artefacto narrativo tan eficaz como sugerente.


Moctezuma-Grau. Descendencia mortal.


En el último Festival de Málaga, pudimos ver dos títulos en los que la combinación de realidad y ficción daba lugar a resultados estimulantes y ha servido para abrir caminos prometedores. A estos títulos, hay que añadir ahora este curioso “experimento” de Kikol Grau, en el que, a partir de la posible vinculación entre el apellido del cineasta y el linaje de Moctezuma (una de las hijas del último emperador azteca se casó con un conquistador llamado Joan Grau), se crea un árbol que se bifurca en numerosas ramas en las que, más allá del punto de partida, se ahonda en la memoria cinéfila, en el género de terror y en la búsqueda de niveles de la realidad que están más allá de la simple apariencia. Hábil y fascinante, Moctezuma-Grau: Descendencia mortal es mi película preferida del ciclo y la que, quizás, nos indique la vía que va a seguir, en el futuro la obra de este interesante realizador.

Histeria de España de varios directores.



Histeria de Cataluña de varios directores.


Histeria de España e Histeria de Cataluña son dos obras colectivas que cabe incluirlas como un único bloque (de hecho, la segunda indica abiertamente que es una continuación de la primera) por tono, enfoque y realizadores que intervienen tanto en una como en otra (Kikol Grau, María Cañas, Carolina Cabrerizo, Borja Crespo, David Domingo, Andrés Duque, Maider Fernández, Alberto Gracia, Aitor Guinea, Martín Gutiérrez y Sara Tomás). Collages provocativos y deliberadamente caóticos e irreverentes, y, sin que todos los realizadores que intervienen dirijan sus dardos al mismo objetivo, en todos los casos brilla un lado esperpéntico y grotesco que viene a demostrar que, desde cualquier punto de vista, es posible contemplar nuestra realidad y encontrar en ella un punto ridículo y patético que en parte nos define y en parte nos advierte de lo que debemos apartarnos con el fin de mejorar el país. Al intervenir en cada una de ellas 22 realizadores, es inevitable que el conjunto resulte desigual y desequilibrado, pero nada mejor que ello para reflejar lo que, quizás, verdaderamente seamos.

Después del post: 64 películas comentadas - 19 películas sin comentar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario