Translate

martes, 10 de abril de 2018

POST DEL 2-5-2016: 19º FESTIVAL DE MÁLAGA - CINE ESPAÑOL (I) - INTRODUCCIÓN


Entre el viernes 22 de abril y el domingo 1 de mayo, hemos podido disfrutar de una nueva edición del Festival de Málaga – Cine Español.

Aunque Málaga no se lo acabe de creer (y la industria española del séptimo arte, tampoco), es una ciudad muy cinematográfica, por lo que no cabe dudar de la oportunidad de celebrar en ella un festival de cine. En primer lugar, el público siempre se vuelca con el certamen, se ven largas colas en taquillas y es casi imposible asistir a un pase que no cuente con una afluencia masiva de espectadores. En segundo lugar, es un lujo contar con tres sedes tan hermosas como las que constituyen el epicentro del festival: el Teatro Cervantes, el Cine Albéniz y el Teatro Echegaray, las cuales ayudan a retrotraernos al espíritu de la edad de oro del cine, a la época en la que acudir a ver una película era siempre un acontecimiento especial y la promesa de mundos desconocidos y descubrimientos fascinantes.


 Teatro Cervantes


 Cine Albéniz


Teatro Echegaray


Quizás, para acabar de convencer a la ciudad de su carácter cinematográfico, la exposición fotográfica de este año en la calle Larios se ha centrado en los rodajes que han tenido lugar en Málaga. No es de extrañar que los equipos de tantos films se hayan trasladado a la capital de la Costa del Sol para desarrollar en ella sus proyectos. Aquí, sin querer ser exhaustivos, hay muestras de la época romana (con el Teatro Romano en la calle Alcazabilla como buque insignia) y de la época musulmana (con la Alcazaba), hay una Catedral construida entre los siglos XVI y XVIII, hay un centro histórico que muestra el esplendor económico de la ciudad en el siglo XIX, un entorno urbano surgido a raíz de la explosión y auge del turismo y un Parque Tecnológico que mira a las formas y modos arquitectónicos del siglo XXI. Por tanto, hay escenarios susceptibles de ser utilizados en películas muy diferentes entre sí.

Ejemplos recientes de ello son The Visual Bible: The Gospel of John (2003) de Philip Saville, El puente de San Luis Rey (2004) de Mary McGuckian, Soldado de Dios (2005) de W. D. Hogan, Rey Gitano (2015) de Juanma Bajo Ulloa, Toro (2016) de Kike Maíllo y las películas hindúes Heart Attack (2014) de Puri Jagannadh y Jil (2015) de K. K. Radhakrishna Kumar.



Robert de Niro en El puente de San Luis Rey




Escenas de El Puente de San Luis Rey rodadas en la Catedral de Málaga y en su entorno.



Escenas de Toro, película que inauguró, fuera de concurso, la 19ª edición del Festival de Málaga.

Y, por supuesto, directores malagueños y andaluces la han escogido como escenario para sus películas y ahí están para demostrarlo El camino de los ingleses (2006) de Antonio Banderas, Clandestinos (2007) de Antonio Hens, 321 días en Michigan (2014) de Enrique García, Caen piedras desde el cielo (2014) de Rafael Robles “Rafatal” o Las hijas de Danao (2014) de Fran Kapilla.





Escenas de El camino de los ingleses


Rodaje de 321 días en Michigan


Escena de Caen piedras desde el cielo



Rodaje de Las hijas de Danao

No hay comentarios:

Publicar un comentario