Translate

viernes, 5 de julio de 2013

ANTES DEL ANOCHECER (o cuando el bla, bla, bla entra por la puerta, el amor salta por la ventana)


TÍTULO: Antes del anochecer. TÍTULO ORIGINAL: Before MidnightAÑO: 2013. NACIONALIDAD: Estados Unidos. DIRECCIÓN: Richard Linklater. GUIÓN: Richard Linklater, Julie Delpy, Ethan Hawke. MÚSICA ORIGINAL: Graham Reynolds. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Ethan Hawke, Julie Delpy, Seamus Davey-Fitzpatrick, Jennifer Prior, Charlotte Prior, Xenia Kalogeropoulou, Walter Lassally, Ariane Labed, Yiannis Papadopoulos, Athina Rachel Tsangari, Panos Koronis, Enrico Forcadi, Manolis Goussias, Anouk Servera, Yota Argyropoulou, Serafeim Radis. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.acontracorrientefilms.com/pelicula/205/antes-del-anochecer/ y http://www.sonyclassics.com/beforemidnight/.

Hasta ahora, ya habíamos comentado en el blog muchas películas dedicadas, directa o indirectamente, al tema de la pareja: Los próximos tres días de Paul Haggis (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2011/04/los-proximos-tres-dias-tourist-y-mas.html), The Artist de Michel Hazanavicius (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2011/04/los-proximos-tres-dias-tourist-y-mas.html), Buscando a Eimish de Ana Rodríguez Rosell (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/04/15-festival-de-malaga-cine-espanol_26.html), Moonrise Kingdom de Wes Anderson (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/07/moonrise-kingdom-y-el-caballero-oscuro.html), Holmes & Watson. Madrid Days de José Luis Garci (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/09/holmes-watson-madrid-days-o-la-poetica.html), The  Deep Blue Sea (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/09/en-bruto-deep-blue-sea-y-roma-con-amor.html), Amor (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/01/amor-o-la-cara-oculta-del-romanticismo.html), Blue Valentine de Derek Cianfrance (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/03/blue-valentine-o-no-lo-llames-amor.html), To the Wonder de Terrence Malick (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/04/to-wonder.html), Ayer no termina nunca de Isabel Coixet (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/04/16-festival-de-malaga-cine-espanol-2013.html) y Stockholm de Rodrigo Sorogoyen (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2013/04/16-festival-de-malaga-cine-espanol-2013_25.html). Como ven, no son precisamente pocas. Y es que uno de los grandes temas de la narrativa cinematográfica sigue estando presente en los films actuales. No obstante, nos faltaba por tratar la que ha acabado siendo la trilogía definitiva sobre el amor, sus vicisitudes y las dificultades de la convivencia. Si para el mundo de la mafia, está la trilogía de El Padrino; si para la ciencia ficción está la de La guerra de las galaxias; si para la fantasía heroica está la de El señor de los anillos y si para el imaginario de los superhéroes está la de Batman (http://elespectadorimpertinente.blogspot.com.es/2012/07/moonrise-kingdom-y-el-caballero-oscuro.html), para los problemas derivados de las relaciones de pareja están Antes del amanecer (1995), Antes del atardecer (2004) y, ahora, Antes del anochecer (2013) de Richard Linklater.

Durante veinte años, hemos podido seguir cómo se cruzaban, se separaban, se volvían a cruzar y se unían los caminos recorridos por los personajes interpretados por Ethan Hawke y Julie Delpy. Los empezamos conociendo, en Antes del amanecer, en un tren destino a Viena donde se encontraban y surgía entre ellos un poderoso chispazo romántico. En Antes del atardecer, volvían a coincidir en París y estaba claro que, a pesar de que él estuviera casado, sus destinos iban a quedar enlazados desde ese momento en adelante. En Antes del anochecer, los volvemos a ver pero, esta vez, más allá de la etapa de enamoramiento, contemplamos qué ha sucedido con ellos después de casi diez años de convivencia. Y, claro, ya nada es igual.









El aire de expectativa permanente que tenían las dos primeras películas, ha dejado paso a la constatación de que la vida puede no tener el color de rosa que nos queríamos imaginar. De este modo, si, a lo largo de su primera mitad, el film tiene un estilo que nos recuerda constantemente al cine de Eric Rohmer, donde todo es suave y las tensiones tienen lugar subrepticiamente, a lo largo de la misma se irán sembrando las minas que estallarán en su segunda parte, que nos recuerda, en algunos momentos, al Ingmar Bergman más feroz de Pasión (1969) o de Secretos de un matrimonio (1973).

Como pasaba en las dos primeras películas de la serie, también en Antes del anochecer su componente fundamental es un encadenado permanente de diálogos y conversaciones, donde se van tratando variedad de temas con un fino sentido del humor y una decidida voluntad impresionista, de modo que sólo se muestran pinceladas para dejarlos abiertos y que el espectador haga su propia reflexión. Unas buenas interpretaciones de todo el reparto y la decidida actitud de retratar a los personajes con los suficientes claroscuros como para no presentar un perfil unidimensional de los mismos hacen que la verosimilitud de la historia no se resienta gravemente en ningún momento.

Punzante, ácida sin ser cáustica, realista más que pesimista, decididamente madura más que incondicionalmente optimista, Antes del anochecer pone un brillante broche a la trilogía y tiene un final abierto que acaba siendo, posiblemente, uno de los grandes aciertos de la misma. 

(A título muy personal, debo decir que tanto a este film como a los dos anteriores, le fallan dos cosas que hacen que no me acaben de entusiasmar. La primera, que tengo la sensación de que, como obras de teatro, podrían funcionar mucho mejor que como películas. Y cuando ello ocurre, es porque de algo carece el lenguaje cinematográfico que utilizan. La segunda, que no me acabo de identificar con los protagonistas y me llegan, en algunos momentos, a recordar demasiado, por la gravedad que conceden a las consecuencias que se derivan de sus propias decisiones, a la protagonista de La princesa y el guisante de Hans Christian Andersen: http://es.wikipedia.org/wiki/La_princesa_y_el_guisante).


Nota (de 1 a 10): 7,5.

Lo que más me gustó: El respeto con que son tratados, sin excepción, todos los personajes: cada uno tiene sus motivos, sus razones, sus errores y sus defectos, sin que sean juzgados o ridiculizados.

Lo que menos me gustó: Su aire de película guay para gente guay.


No hay comentarios:

Publicar un comentario