Translate

viernes, 21 de junio de 2013

INSENSIBLES (o el laberinto del doctor)



INSENSIBLES (o el laberinto del doctor)

TÍTULO: Insensibles. TÍTULO ORIGINAL: InsensiblesAÑO: 2013. NACIONALIDAD: España-Francia-Portugal. DIRECCIÓN: Juan Carlos Medina. GUIÓN: Juan Carlos Medina y Luiso Berdejo. MÚSICA ORIGINAL: Johan Söderqvist. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Álex Brendemühl, Tomás Lemarquis, Ilias Stothart, Mot Harris Dunlop Stothart, Derek de Lint, Ramón Fontserè, Silvia Bel, Bea Segura, Juan Diego, Félix Gómez, Irene Montalà, Ángels Poch, Ariadna Cabrol. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.acontracorrientefilms.com/pelicula/127/insensibles/.

Siempre hemos comentado en este blog la larga tradición que el género de terror y, en sentido amplio, del fantastique ha tenido, desde hace muchos años, en España:









En el pasado, ha habido autores que se han dedicado exclusivamente (o casi exclusivamente) al género (Paul Naschy, Jesús Franco, Amando de Ossorio, Narciso Ibáñez Serrador) y otros que lo transitaron ocasionalmente (León Klimovsky, Jorge Grau, Eloy de la Iglesia, Pedro Olea, Juan Piquer Simón). En los últimos tiempos, Álex de la Iglesia, Alejandro Amenábar, Jaume Balagueró, Paco Plaza, Guillermo del Toro, Juan Antonio Bayona, José Luis Alemán, Guillem Morales u Oriol Paulo, entre otros muchos, han realizado aportaciones que han elevado sustancialmente el nivel medio del género y han conseguido, simultáneamente, sobresalientes éxitos de taquilla. Se suma a la lista Juan Carlos Medina que debuta en el largometraje con Insensibles, un film de notable factura técnica y visual y de firme pulso narrativo que, sin embargo, falla, por desgracia, en su tramo final.









Insensibles desarrolla dos tramas paralelas que ayudan a mantener el suspense generado por la historia y que enganchan la atención del espectador a lo largo de todo su metraje. Por un lado, se narra cómo, en 1931, unos niños desarrollan una extraña dolencia en un pueblo de Cataluña: no tienen sensibilidad al dolor y, por tanto, desconocen qué es y su función de aviso al cuerpo de la existencia de una dolencia o peligro, de modo que acaban provocándose daño a ellos mismos y a otros niños. Por otro lado, en los tiempos actuales, un cirujano sufre un accidente de automóvil y, a raíz de ello, su vida experimenta un giro radical que le conducirá a la necesidad de indagar en su pasado.

La película, en este sentido, entronca con muchas de las películas del género que se han realizado en nuestro país en los últimos años, que desarrollan su tramas (total o parcialmente) en los tiempos de la Guerra Civil o de la II Guerra Mundial: El laberinto del fauno (2006) de Guillermo del Toro, Balada triste de trompeta (2010) de Álex de la Iglesia, Silencio en la nieve (2011) de Gerardo Herrero o El bosc (2012) de Óscar Aibar. Asimismo, uno de sus dos coguionistas, Luiso Berdejo, ya realizó en 2005 (junto a Jorge Dorado) el cortometraje La guerra, el cual se desarrollaba en un contexto similar al que sirve de marco para Insensibles. También, su cortometraje For(r)est in the Des(s)ert, del año 2006, tiene puntos de contacto con esta historia (la presencia del bosque, niños que dejan de estar con sus familias, la decepción del primer amor, el dolor autoinflingido…). Igualmente, cabe destacar el magnífico acabado visual del film y su sabiduría narrativa, virtudes que también son características habituales del cine de terror de nuestro país en los últimos tiempos. Sin embargo, el tramo final de la película tiende a ser un poco precipitado y, cuando llega el desenlace, es inevitable pensar que ciertos aspectos del film han tenido un carácter puramente funcional y no acaban de tener personalidad propia (pienso en el accidente de automóvil, en saber qué pasa con el hijo del protagonista o en los personajes que aparecen en la trama de los años 30) que parecen desaparecer, simplemente, cuando dejan de ser útiles para la historia y dejan paso a otros cuya verosimilitud no llega a ser convincente (¿nos creemos que los nazis estuvieron en Canfranc en los años 40?¿cómo es posible que lleguen a sobrevivir dos de los personajes clave de la historia?).

En definitiva, Insensibles es una película que se deja ver, que logra mantener la atención del espectador durante los dos primeros tercios de su duración pero que, por culpa de su desfallecimiento final, no logra tener un acabado redondo.


Nota (de 1 a 10): 6,5.

Lo que más me gustó: Su habilidad para mantener el suspense a través de dos tramas paralelas.

Lo que menos me gustó: La historia se precipita en el último tercio y, al final, deja demasiados cabos sueltos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario